Colegio María Carrillo Díaz. Preescolar y Primaria

Colegio María Carrillo Díaz.

Contáctenos para mayor información.

info@colegiomariacarrillo.com

Tel. 33.3637.4421, 33.3637.4430, 33.3638.0542.

Preescolar

Puerto Muleje #663

Entre Puerto Progreso y Puerto Soto la Marina.

Colonia Circunvalación Belisario

C.P. 44330

Guadalajara, Jalisco. México

Primaria

Av. Circunvalación Oblatos #1306

Entre San Mariano y Monte Blanco.

Colonia Federalismo

C.P. 44350

Guadalajara, Jalisco. México

Maestra

María Carrillo Díaz

Nuestra historia no es una historia como cualquiera…

 

Todo comenzó en la imaginación de una maestra de esas que se recuerdan de generación en generación, MARÍA CARRILLO DÍAZ, más conocida como la Maestra Mary nació un 20 de marzo de 1934 en Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco.

 

Tiempo más tarde su familia fue a radicar a Etzatlán donde creció contenta y se interesó por ser maestra, ya que lo que a ella le gustaba era ayudar a los demás, se iba al colegio parroquial a apoyar en la alfabetización.

 

Al casarse, ella y su esposo Ignacio Quintero vinieron a vivir a Guadalajara, en la colonia Circunvalación Belisario, donde en esas épocas (1964) no había escuelas cercanas, por lo cual la maestra Mary enseñaba a sus hijos en su propia casa marcada con el numero 687 de Pto. Muleje.

 

Una vecina se enteró y le pidió de favor que le enseñara a leer y escribir a sus pequeños, la maestra  Mary accedió y así comenzó todo,  volvió a su profesión, en la sala de su casa más o menos con 6 niños, cada uno llevando su banquito, poco a poco se fue corriendo la voz, se les preparaba muy bien y las escuelas a donde iban después del primer grado los recibían con los brazos abiertos.

 

Ella y su hija la mayor, la maestra Martha Quintero Carrillo  decidieron rentar una casa que acondicionaron como escuelita, y ahí  en el “Jardín de niños mis primeras letras Mary” comenzaron el sueño, atendiendo solo preescolar y 1º de primaria. En esa época se hacían los festivales cerrando la calle de puerto Muleje, cerca de donde se encuentra nuestro preescolar.

Ponían todos sus esfuerzos en sus alumnos, la maestra Mary no solo ayudaba a los pequeños sino que formo un grupo muy especial de mamás, en el que daba pláticas de cómo ayudar a sus niños y se ayudaban entre todas a ser mejores, compartían penas y alegrías, este grupo tan peculiar tenía un nombre igual de especial “MADRES A.T.D.” (Madres a todo dar). Se juntaban cada jueves en su “escuelita”, también formaron las escuelas de padres de familia en las que las mismas madres impartían clases de corte, decoración, artes manuales y un grupo de orientación para ex alumnos, muchachos adolescentes que se reunías los sábados con entusiasmo, alrededor de 1977 se formó la escuela para adultos, recibieron su certificado de primaria, y otros se alfabetizaron.

La maestra Mary era tan feliz con sus alumnos que decía tomar fuerzas de ellos, fue una mujer, heroica que desde su pequeña escuelita luchaba para dejar un granito de arena que mejorara el mundo. Hizo de aquella poesía su vida, “hay que vivir sembrando, siempre sembrando.”

 

Entre momentos felices y tristes enfermó, vivió más de 7 años con un cáncer que le causaba dolor y pena, sin embargo su lucha fue siempre constante, pero no estaba sola,  en sus escritos nos enseña que ésta escuelita es obra de muchos...

El momento triste llegó el 15 de marzo de 1987 cuando un paro cardiaco la quitó de nuestro lado...  

 

Algunos días antes de morir escribió:  

 

Cuando yo me vaya,

Al eterno viaje,

Donde todos van…

 

Guarda en tu pecho,

El recuerdo alegre,

De la que se va…

 

Se irá mi aliento,

Más mi amor ¡jamás!,

Él, fiel a tu lado,

Por siempre estará…

 

Cuando te pregunten,

Que de qué morí,

Contesta sencilla,

“Mi madre querida,

Se murió de Amor”

                    Fragmento

                     7 de Febrero de 1987

Pero claro que ahí no terminó la historia ni de la maestra Mary ni de nuestro colegio… Por ahí se dice: “Si no quieres ser olvidado tan pronto como mueras, escribe cosas dignas de leerse o haz cosas dignas de escribirse”

La fundadora de esté colegio hizo las dos cosas en su vida así que… la historia continuó:

 

Para 1987 “Mis Primera Letras Mary” que era como con cariño le llamaban, contaba solo con los grados de 1ro y 2do de primaria en el mismo salón, un cuarto rentado de la casa de puerto Muleje nº 663.

 

Su hija María Martha Quintero Carrillo, continuó con la labor,  nació el 10 de septiembre de 1958, la segunda hija de 13 que tuviera la maestra Mary, fue siempre también su fiel compañera, cuando ella era niña jugaba contenta con sus hermanos, era una niña atenta, tierna, educada, y a la vez, un poco traviesa.

 

Siempre ayudaba a su mamá, cuando fue creciendo, se encargaba de sus hermanitos, ayudaba en lo que podía incluso cuando en la sala de su casa se atendían niños, desde pequeña, con ejemplo de su mami fue tomando el gusto por ser maestra.

La maestra Martha siempre lucho por esta escuelita y con tanto esmero y cariño preparaban los festivales, desde entonces pedían prestado el gimnasio Rio de Janeiro para la fiesta de primavera, en la que se coronaba la reina y gracias al apoyo de la gente se juntaban fondos que servían para mejoras de la escuelita,  ya para 1990 la escuelita contaba  con 3ro y 4to de primaria, grados que atendía su fiel amiga la maestra  Lupita y algunos de sus hermanos, Adriana, José Fina y José Luis colaboradores en la planta de maestros y otros hermanos, siguieron un camino difícil tras un sueño heredado, el sueño de tener una escuela que cubriera la primaria completa, fueron muchos años de lucha y apoyo social.

Díez familias ayudaron a cumplir el comienzo del sueño prestando cierta cantidad que se pagaría  mes a mes, con este invaluable apoyo  se compro la primer finca Muleje nº663, así se atendían algunos  grupos por la mañana y otros por la tarde hasta 4º de primaria, el sueño aun no terminaba, con mucho trabajo dos años después, se compró la casa de circunvalación nº 1306, fueron años de lucha y trabajo constante incluyendo el  colectivo de maestros,  familia, padres de familia y exalumnos.

 

Una historia larga, no fue fácil, la maestra Martha siempre contó con el apoyo de su esposo y de la maestra Lupita, ya como un sueño hecho realidad la maestra Martha buscó que la escuelita “Mis Primeras Letras Mary” tuviera validez oficial, que estuviera incorporada a la SEP, así que se dio a la tarea de tocar puertas, por las oficinas de la secretaría, su intención era la de seguir con el nombre con el que su mamá  había iniciado, a veces llegaba desolada de las dificultades de las exigencias para lograrlo, pero nunca desistió,  se cumplía ya con todos los requisitos, con tantos esfuerzos, cuando la incorporación estaba dada, le preguntaron cómo iba a llamarse la escuela y al contestar “Mis Primeras Letras Mary”, se le negó explicando que debía de ser un nombre de héroe patriótico o fecha cívica.

 

La maestra Martha, que pensaba que la labor de su madre había sido ejemplar, se dio a la tarea de justificar que alfabetizó  muchos niños cuando no había escuelas cercanas a esta colonia y que quizás no hubiesen podido estudiar, habló de su grupo de madres. Llevo sus libros donde escribió cuentos, canciones y poemas, así como las charlas que daba, juntó firmas de mucha gente que la conoció y la valoraba tanto, así fue como demostró que María Carrillo Díaz podía ser una mujer ejemplar, y gracias a la tenacidad  de la maestra Martha, el sueño se vio logrado.

Se uniría al colegio tiempo después dos elementos fundamentales en el desarrollo del colegio, la maestra María Violeta  de Guadalupe Pérez Guzmán y Juan Carlos Mercado, quienes destacaron apoyando más de 15 años brindando su servicio al colegio, la maestra Violeta continúa en el camino siempre colaborando con sabiduría, amor, ejemplo y tanto más.

 

La maestra Martha trabajó mucho, le gustaba ayudar, era una mujer fuerte, inteligente que amaba y hacia el bien a quien tenía alrededor, fue excelente hija, compañera, hermana, esposa, amiga, madre, maestra.

 

Atendía con amor y cariño el grupo de primero,  ya que decía que era la edad màs linda de un niño. Gozaba de enseñar a leer, se hacía cargo de la dirección de primaria y en preescolar le ayudaba la maestra Lupita como directora. Se veía feliz y siempre rodeada de sus niños, sus grillitos, como ella  con cariño les llamaba, decía que sus risas a la hora del recreo parecían un montón de grillitos cantando... lamentablemente muy joven enfermó, se le extendió un cáncer maligno y un 7 de marzo del año 2003 dejó este mundo, con la fe de que la esperaba un mundo mejor en el reino de Dios.

Así fue como nuestra escuelita llego a ser lo que es ahora, un lugar a donde los niños pueden llegar a enamorarse del estudio.

Las maestras Mary y Martha nos dejaron con su ejemplo invaluable consejos, de fraternidad, esperanza, lucha, constancia, trabajo, humildad, amor y  fe.

 

Actualmente, trabajamos unidos los hijos de la maestra Martha, somo seis hermanos y un excelente equipo de trabajo, ponemos nuestras energías en la mejora de la educación, y ofrecemos un modelo educativo de vanguardia basado en la investigación científica aprobada por los teóricos de mayor sustento, a nivel internacional. Nuestra escuela se nutre de las disciplinas que han demostrado apoyar en la formación de un ser humano completo, feliz, responsable consigo mismo, con los otros y con el ambiente.

 

Todo esto se consuma en una propuesta diferente y alternativa al modelo educativo tradicional, somos un Colegio con enfoque cultural, contamos con fuertes bases humanistas, destacamos en todo lo que hacemos, incluidos, los valores humanos universales.

 

Tenemos un compromiso con el desarrollo de la creatividad, “La creatividad es la inteligencia divirtiéndose” mencionó en alguna ocasión Albert Einstein. Fomentamos y formamos en el autoaprendizaje para un mundo cambiante.

 

Sabemos que la libertad con valores humanos refuerzan la personalidad de los estudiantes para ocupar su lugar en el mundo. "Sé tu mismo, los demás puestos ya están ocupados" decía el famoso escritor Oscar Wilde.

 

Nuestra labor va más allá de enseñar unas cuantas letras y números, la entendemos como parte de todo lo que nos hace seres humanos emocionales, física y socialmente. Trabajamos de acuerdo a Rosa Luxemburgo cuando cita; “Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”.